Les Buttes-Chaumont

Este parque al norte de la ciudad es uno de esos tesoros ocultos que poseemos los ciudadanos de París. Y es que, cuando no puedes poner un pie en las Tullerías por temor a que sea fotografiado por un turista, y los Campos de Marte están llenos de pisadas erróneas de personas buscando la Torre Eiffel, siempre nos quedan los parques más alejados y que, aunque puedan aparecer en las guías, nadie piensa que pueda ser tan bonito como para que merezca la pena salirse del recorrido normal.

Afficher l'image d'origine

Este parque, construido sobre unas colinas (de ahí su nombre – Buttes – colinas) e inaugurado en 1867 es uno de los pulmones de París junto con el parque de la Villette, el Bois de Vincennes y el Bois de Boulogne. Situado en el sur del barrio XIXe, y no muy lejos del XXe, este parque tiene varios elementos que lo hacen un lugar único.

Por un lado tiene varios riachuelos que desembocan en un lago que se sitúa en el centro del parque. Estos ríos son alimentados por el Canal de la Villette (un parque un poco más al norte) a través de una cascada artificial de 32m de altura que da a una de las grutas. Estas grutas tienen su origen en la historia antes del parque, cuando se utilizaban estas colinas para encontrar material de construcción. Al haber cavado durante tanto tiempo, los arquitectos del parque decidieron utilizar esos recovecos para hacer una gruta (un pequeño consejo, si alguna vez os encontráis en París y hace un calor sofocante, en estas grutas podréis refrescaros de manera natural).

Afficher l'image d'origine

A parte del lago, la cascada, los ríos y las grutas, el parque contiene una isla, l’Île de Belvédère,  justo en el centro del lago y coronada por un kiosko o templo de la Sybille y de estilo Art Nouveau (parecido a aquel que vimos en el Parc de Vincennes). Para llegar a la isla hay 2 puentes: una pasarela suspendida del arquitecto Eiffel y el puente des Suicidés (de los “suicidados”). Asimismo, hay una escaleras en la roca que te permiten bajar hasta el lago, pero están cerradas al público.

Afficher l'image d'origine

Además de pasear, hacer un piquenique (atención, en cuanto sale el primer rayo de sol de la primavera, el parque se llena), o disfrutar del paisaje, también se puede tomar unas cervezas o sodas, e incluso algo de picotear, en el bar Rosa Bonheur, situado al lado de la entrada principal (Botzaris, el parque tiene 6 puertas principales). Este bar se ha convertido en el destino de muchos parisinos sobre todo los fines de semana y, especialmente, los domingos como manera de terminar como se debe el fin de semana y afrontar la siguiente de mejor humor (o de resaca). El lugar es precioso, decorado con bombillas de colores y amenizado con djs. Durante la semana hay cursos de salsa y otros bailes dependiendo del mes.

Afficher l'image d'origine

En verano, también, se realizan varios espectáculos en el parque como, por ejemplo, la semana de cortometrajes en una pantalla hinchable que instalan cerca del lago. También realizan conciertos y algunas fiestas donde se puede disfrutar de buen ambiente.

Y, por último, por este parque pasan las antiguas vías del tranvía parisino que fueron abandonadas. Haremos más hincapié en el futuro sobre éstas, pero desde este parque se puede acceder a las vías y disfrutar de un camino no frecuentado y que ha sido reconquistado por la naturaleza.

Afficher l'image d'origine

¡No se me ocurre mejor manera de disfrutar de los días soleados! Rendez-vous en calle Botzaris nº1 – 75019 – Metro: Botzaris.

Un comentario en “Les Buttes-Chaumont

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s